Alberto Jaime: “Las hermandades visueñas tienen un gran potencial que hay que aprovechar”.

 

Usted es el primer año como Vicario Parroquial de la Parroquia de Santa María del Alcor. ¿Cómo fue su llegada a El Viso del Alcor? 

Fue una llegada por todo lo alto por la cantidad de cosas que me encontré. De entrada, con la novena de la mañana a Santa María del Alcor, ésta ha sido la primera novena que he predicado y la verdad es que me sentí muy cómodo. Después vino el día de la patrona con todo el despliegue previo, el día de la ofrenda de nardos, el chocolate… Ha sido una entrada muy bonita por lo que respecta a la Virgen, pero también por lo que me he encontrado. He tenido una muy buena acogida por parte de los visueños, que no han parado de ofrecerme sus casas. El Viso del Alcor se ha volcado con la acogida y eso lo agradeceré siempre.

¿Cómo ve en general a la Parroquia de Santa María del Alcor? 

Quizás aún es pronto para hacer una valoración tan general, ya que llegué el día 1 de septiembre y en estos casi dos meses y medio aún sigo conociendo aspectos nuevos de la parroquia. Por lo que llevo visto, creo que es una parroquia donde, si te entregas totalmente, hay mucho trabajo, tanto por las catequesis, las hermandades, el trabajo de Cáritas, la pastoral de la salud… Es una alegría poder encontrarse con una comunidad parroquial que está totalmente disponible a lo que se les pueda proponer. Personalmente, está siendo una experiencia muy alentadora.

En los tiempos que corren, también debemos hablar de la sociedad, de la situación actual, tenemos una crisis económica y política a todos los niveles, ¿cuál piensa que debe ser el papel de nuestra Parroquia en la misma? 

Pues sinceramente pienso que el que está desarrollando ahora mismo. Una parroquia que está al lado del pobre, una parroquia que está al lado del que lo necesita verdaderamente, una parroquia que está atenta a todas las realidades sociales que se presentan.

En este sentido, Cáritas está jugando un papel muy importante, no solo por la ayuda material que pueda estar dando, sino también por la escucha atenta y paciente que ofrece al que se acerca. No olvidemos que detrás de esta crisis económica y política se encuentra una crisis aún más destructiva que es la crisis humana, falta de la esperanza, de valores, de sentido existencial… Tenemos mucho camino aun por delante, pero ahí estaremos.

¿Cómo ves actualmente a los jóvenes de las hermandades? ¿Tienen un papel importante dentro de ellas? 

El mejor patrimonio que puede tener una hermandad no es un gran paso totalmente dorado, ni un manto donde no quepa una lentejuela más entre los bordados; el mejor patrimonio que puede tener una hermandad son los jóvenes. La juventud en una hermandad es importantísima y digna de tener en consideración por la frescura en sus ideas e incluso por los puntos de vista que pueden tener con respecto al grupo social en que se mueven. Es una manera de “actualizar” una hermandad.

Desde dentro de las hermandades debemos hacer un esfuerzo por potenciar todo lo que se refiere a formación y actividades con los jóvenes. Si desde pequeños no vamos alimentando la fe de los que un día formarán las futuras juntas de gobierno, las hermandades perderán su identidad convirtiéndose en meros pasacalles más o menos piadosos.

¿Qué es lo que más le gusta de los cofrades visueños? ¿Y lo que menos? 

Esta pregunta es un poco comprometida…

Lo que más me ha gustado ha sido el cariño con el que han preparado todos aquellos actos que he tenido la suerte de vivir hasta ahora: la novena y procesión de nuestra Patrona, la Eucaristía y procesión extraordinaria de la Virgen del Rosario por el 75º aniversario fundacional, los cultos en los que ya he estado presente… En los pequeños detalles es donde se muestra el gran amor que se puede tener a una hermandad.

Lo que quizás menos me ha podido gustar es la falta de constancia que pueda haber entre los hermanos de una hermandad en cuestiones de fe, pero esto hay que seguir trabajándolo y creo que es parte de mi trabajo.

Volviendo sobre la Parroquia, ¿cuáles son los primeros objetivos que se ha marcado como Vicario Parroquial? 

Las áreas en las que voy a trabajar en este curso son: catequesis de comunión, post-comunión y confirmación, pastoral de la salud y pastoral juvenil. Como ya he dicho anteriormente, hay mucho que trabajar, y estas son áreas en las que hay que involucrarse lo máximo posible.

A estas alturas, en las que ya están en marcha los grupos de catequesis y las visitas a las casas por parte de los voluntarios de pastoral de la salud, me queda darle un empujoncito a la pastoral juvenil, una tarea apasionante en la que estoy encontrando mucha disponibilidad por parte de los jóvenes. Quizás, por ser esta última la más “complicada” de echar a andar, mi objetivo está puesto en aprovechar todo lo posible este curso y crear un buen ambiente que contagie a todos los jóvenes visueños.

¿Como ves a las hermandades visueñas? ¿Que les falta? ¿Que te gusta más de ellas? 

Las veo con un gran potencial que hay que saber aprovechar, es un terreno donde no se puede dejar de trabajar.

Gracias a Dios, en las hermandades encontramos un medio para llegar a mucha gente que por iniciativa propia no va a la parroquia. Son un gran instrumento evangelizador de nuestra sociedad.

A veces lo que les puede faltar es el empuje, la valentía de defender lo que creen ante una sociedad que encontramos bastante secularizada. Este podría ser el resultado de una formación reducida o una falta de implicación personal con la parroquia. Y esto, como todo, también tiene solución.

Por otro lado, lo que me gusta es el entusiasmo que muestran ante cualquier iniciativa. No hay un “no” rotundo, se prestan a cualquier gesto solidario en los que se les pida colaboración.

¿Hay realmente fe en nuestras cofradías o simplemente folklore y tradición? 

Podemos encontrar de todo, pero todos tienen cabida en nuestras cofradías. Si bien es incomprensible que alguien sea hermano de una hermandad si no tiene fe, no podemos excluir a aquellos que les ha llevado a una hermandad la belleza de un manto o la forma de andar de un paso; recordemos que en la belleza encontramos un camino para llegar a Dios. Esto es los que tenemos que saber aprovechar los cofrades, los que vamos movidos por la fe, reconducir a aquellos que están perdidos, guiar a los que dan bandazos por nuestras casas de hermandad, hacerles ver que bajo una corona de oro se puede encontrar a la mejor madre que hayamos visto nunca, que bajo una gran túnica se puede esconder el Amor de los amores.

Begoña Sánchez JiménezAutor: Jesús García Fotógrafo. Audiovisual. Director de Cofradías El Viso. Subdirector de cofradesevilla.com de El Programa TV de Ondaluz Sevilla. Hermano de la Hermandad del Rosario y Santa María del Alcor.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s