Reflexiones bajo la sombrilla. “Parece pero no es”


pregsinresp-horz


El aire fresco de la costa es único para despejar la cabeza y ver el horizonte más cristalino. A poco que uno se mire a sí mismo descubre que, en conjunto, la famosa y tan llevada “vida de hermandad” se trata de un equipaje más lleno de vacíos que de experiencias provechosas para nuestra vida espiritual. Poco más que un puñado de momentos felices acompañado de amigos, de la misma manera que podrían darse en cualquier tipo de asociación cultural o deportiva de nuestra localidad. Decía Isaías que algún dia el páramo será manantial, como algún dia también la vida de toda la humanidad será un gozo ingobernable. ¿Pero cuándo?.

Nunca he tenido claro si mi pertenencia en la hermandad me sirve para algo, y si le sirve para algo a alguien. Siempre habrá quien nos cuente la historia desde su historia, pero nunca desde esa flor que brota en forma de amor hasta estallar.

Comprendo que una hermandad organice unos cultos en honor a Dios, y que realice anualmente una procesión que en el fondo solo sirve para poco más que para cumplir con una tradición y dar entretenimiento a propios y extraños. Atisbo un brote tierno en cuanto a la formación y la caridad, pero no más que lo imprescindible para justificar y justificarse, sin identificarse lo más mínimo en las propuestas y dejando ver que la hermandad es una lámpara que no está hecha para soportar toda la luz de dentro. Mucha forma para poco fondo, mucho almacén para poco grano, mucho ruido para pocas nueces.

¿Qué queréis que os diga? ¿Que el prójimo es lo primero en las hermandades? ¿Que los cultos internos atraen más que un manto bordado en oro? ¿Que el presupuesto en caridad está equlibrado con el de la salida procesional? ¿Que interesa más formar al hermano en la fe católica que en hacerse de los servicios de una buena banda de música? ¿Que lo sagrado está por encima de costaleros e inversiones materiales? Se puede decir, de hecho hay quien lo dice y se queda más ancho que Pancho, pero seguramente no esté mirando a la verdad ni a la realidad de frente, ni le interese lo más mínimo encontrar un sentido más profundo a su existencia.

Mal vamos si nos aferramos a este modelo de pensamiento y actuación. Si no cambiamos hacia un relato más acorde a nuestras raices seguiremos alimentando una autodestrucción desde dentro que tendrá un final más que incierto. En las hermandades todo parece pero no es. Para que lo que parezca sea es tan sencillo como abrir y leer las Escrituras de vez en cuando y después hacer lo que dijo Aquél. Fue tan clara su denuncia que acabó muriendo en la cruz, precipitadamente.

Francisco Frade


Cofradías El Viso no se hace responsable de las opiniones aquí vertidas, siendo éstas propiedad de su autor.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s