Proyecto de nuevo paso de palio del Mayor Dolor y Traspaso


31


La Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno en el cabildo general extraordinario celebrado el sábado día 20 de febrero ha aprobado la realización de un nuevo paso de palio para María Santísima del Mayor Dolor y Traspaso.

La realización de los diseños de orfebrería correrá a cargo del orfebre Pedro Rodríguez y sigue la línea de diseños de la antigua peana del palio de Orfebrería Domínguez López en 1979 y que han sido fuente de inspiración fundamentalmente para los respiraderos. En cuanto al conjunto de bordados, la realización del diseño ha sido realizada por el artista local Ricardo Jiménez Ruiz, que basándose en los bordados del antiguo palio trinitario bordado en 1915 y cuyas bambalinas interiores (que se conservarán) han sido referencia para armonizar el nuevo paso de palio.

El arte del bordado en oro constituye una parte esencial de los enseres de las Hermandades y Cofradías, proporciona piezas duraderas, de valor artístico y con diversas posibilidades  estilísticas en la  concepción de ellas. Estos enseres engrandecen el patrimonio de las distintas corporaciones y les confiere personalidad.

Estas premisas y  un buen criterio de recuperación de la identidad que tuvo el paso de palio de María  Santísima del Mayor Dolor en otra época, han motivado que  la Junta de Gobierno encargue una recreación, que no copia, de las piezas que constituían su ajuar de bordados en oro. Aquellos antiguos bordados procedían de manufactura conventual, del taller trinitario que existió en nuestra localidad a principios del siglo XX, y fueron sustituidas por otros  bordados frutos de la moda que ha deparado el mundo cofrade a partir de los años 70.

Las piezas  que han servido de modelo para la recreación de todos los diseños, son las bambalinas del palio, que aun se conservan, y la antigua  túnica bordada de Nuestro Padre Jesús Nazareno, hoy desaparecida. Ambas piezas fueron realizadas a principios del siglo XX por el taller antes citado.

El diseño del nuevo palio reproduce los motivos ornamentales de las antiguas bambalinas, enriquece las partes más pobres de bordados y encaja toda la obra en una estructura más sólida y geométrica que mejora la traza del diseño. De esta forma se ha dotado al conjunto de una crestería volumétrica en madera recubierta de tejido bordado y se ha depurado la silueta del borde inferior perimetral.

El techo de palio es un diseño libre que se adapta a la estética retardataria del siglo XIX en los talleres conventuales. En un tondo central incorpora el corazón traspasado por una espada, atributo iconográfico que simboliza a la Virgen del Mayor Dolor, y lo circundan estrellas en recuerdo a las que poseía el antiguo techo de palio. La novedad que dota al conjunto de personalidad y originalidad es la mezcla de dos colores en el fondo del techo de palio, el morado y un rojo violáceo. Estos  colores son patrimonio de la hermandad, ya que a lo largo de la historia el paso de palio tuvo un cambio de color de morado a burdeos. Con la elección de estos dos colores el conjunto del paso de palio sería menos frío para una cofradía de mañana e integraría más a la imagen de San Juan que destaca mucho por el colorido en su vestimenta.

Los faldones del paso de palio están inspirados en el antiguo techo de palio, así se reproduce el salpicado de estrellas y se introduce también cuatro broches bordados en oro. La característica nueva en este diseño es apostar por la bicromía morada y roja para su confección. Esta pieza aporta sabor antiguo por su sencillez y elegancia a todo el conjunto.

La ropa de San Juan se inspira, sin copiar, en la antigua túnica bordada que tenía el Señor. Se recupera la clámide o mantolín que tuvo y que se aprecia en las fotos más antiguas, pero con un diseño nuevo de bordados más acorde conel estilo del palio.

El manto de la Virgen es una pieza de diseño nuevo, se inspira en los bordados de finales del siglo XIX, la mayoría de ellos conservados en hermandades señeras de pueblos de la provincia. Se caracteriza por una orla perimetral desbordada en la parte central trasera y de la cual surge el escudo de los Condes de Castellar, Señores de El Viso que se encuentran enterrados en la iglesia conventual, sede de la corporación nazarena. Dicho escudo heráldico se concibe como simulacro de  jarrón del que suben flores de distintas especies, destacando las rosas de pasión y las granadas. Existen dos apéndices a modo de calles laterales, con lazadas en la base de la que surgen flores. En el  conjunto del manto destacan tres estrellas que le confieren unidad con el techo de palio y los faldones.

Por último, la saya de la imagen reproduce el mismo estilo de todo el conjunto, destacando en la base los elementos decimonónicos con paños de mayas y los motivos florales en la parte superior. Se incluye en el diseño el cuerpo bordado como poseía en la saya que apreciamos en las fotos antiguas.


El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Begoña Sánchez JiménezAutor | Jesús García | Fotógrafo. Audiovisual. Director de Cofradías El Viso. Hermano de la Hermandad del Rosario, Santa María del Alcor y de la Asociación de San Francisco Javier.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s