Prefiero el silencio mudo y el confort mismo


pregsinresp-horz


En este tiempo de chanclas, de sal y cloro, de arena ardiente y refrescante cesped, todo se diluye y mimetiza. Desaparecen las fronteras de lo distinto y se igualan las diferencias.

Debe ser la insoportable influencia de este levante chipionero porque, de otro modo, ¿a qué me viene a la cabeza pensar por qué, también en las hermandades, la mayoría se afana en seguir defendiendo lo políticamente correcto frente a la políticamente mejor? ¿Apariencia frente a sinceridad? Ante lo evidente bocas mutis; ante la verdad cabezas giradas; ante lo irrefutable oídos sordos.

Este mal demasiado extendido devora a todos por igual. Tanto al cofrade “Santa Bárbara”, que se acuerda solo de su hermandad en las vísperas, como el cofrade “Guadiana”, que aparece y desaparece según su conveniencia. Pero estos cofrades de temporada no son preocupantes.

Por otro lado está el cofrade “horas extras”, que solo se dedica a trabajar y trabajar en lo que haga falta, y el cofrade “cuchillo sin afilar”, porque ni pincha ni corta. Son los “ni fu ni fa” de las hermandades. A los “pezqueñines” hay que dejarlos que maduren. Usted me entiende.

El cofrade “jauría” es el más común. Grupo numerosísimo que se quedan a medias en casi todo, pendientes de la última novedad para consumir y tirar. Enganchados a las redes sociales para comparar y copiar. Están de moda, están en todos lados, pero solo están, no son. Son más vulnerables que un puñado de pelusas en Tarifa.

Sí empieza a ser preocupante el cofrade “jamuga”. Cómodo, relativista, dispersa sospechas y quema los rastrojos peligrosos. Prefiere para comer “La Parra” a “La Viña”. Trabaja lo justo pero opina lo máximo. Se sienta en las bancas traseras de la parroquia. Calcula y recula. Hacen menos que un gato de chalet.

Y por último, y para mi motivo de preocupación, está el cofrade “Hamlet” de Shakespeare, porque quiere “ser o ser, esa es la cuestión”. Sus acciones incluyen alevosía; es consumidor de artículos para miopes de tanto mirarse a su propio ombligo; ama las varas y los micrófonos de Canal 12; se exhibe en las procesiones a modo de pasarela Cibeles; promueve el fantocheo de cirio y costal; se alimenta de bibis de alabanza y su restaurante preferido es “La mafia se sienta a la mesa”… de cabildos.

En el fondo, absolutamente todos harán lo mismo, lo tengo más que comprobado. Tras leer este artículo nadie se verá reflejado a si mismo en ninguna de las tipologías, pero sí verá a sus vecinos en alguno; nadie entenderá el verdadero mensaje de estas palabras y se limitarán a quedarse en lo anecdótico y en intentar descifrar quien se esconde tras el apellido Frade, como si eso fuese trascendental; todos se refugiarán en un silencio mudo y en el confort mismo, que es lo que realmente quieren, vivir dentro de su propia burbuja de cristal, que nadie los critique y que todos lo alaben. Así nos luce el pelo.

Francisco Frade


Cofradías El Viso no se hace responsable de las opiniones aquí vertidas, siendo éstas propiedad de su autor.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s